miércoles, 12 de diciembre de 2012

TINTÍN, AHORA EN FORMATO GIGANTE



COINCIDIENDO con las fechas navideñas, que ya están encima, y aprovechándose del nuevo tirón publicitario que el personaje de Tintín ha experimentado tras el estreno, en 2011, de la película realizada por Peter Jackson y Steven Spielberg, Editorial Juventud ha sacado este mes de diciembre una edición especial limitada de las dos aventuras de la serie que han servido de base para dicha película: El secreto del Unicornio y El tesoro de Rackham el Rojo. Hablamos de libros en formato gigante (32,5 x 42 cms.) y encuadernados en tapa dura que reproducen la edición francesa realizada por Casterman el pasado año 2011 (publicada también en inglés en EE.UU) y de la que, al parecer, se ha hecho aquí una tirada de sólo 1.000 ejemplares por cada libro.


Imagen de los dos volúmenes "gran formato" al lado de otros de la colección tradicional


He tenido en mis manos un ejemplar de El secreto del Unicornio y tras estudiarlo con cierto detalle creo sinceramente que se trata de un objeto con escaso interés para mí, pensado más como un capricho para coleccionistas fanáticos y tintinólogos pudientes, o bien para compradores de primera hora que no tengan ya los libros en su formato original y quieran darse este gusto. Y es que, dejando de lado su gran tamaño —ventaja indiscutible que  la publicidad de Juventud destaca señalando que «cada viñeta gana el 80% de superficie y eso transforma completamente la lectura del álbum»—, la edición apenas presenta otros elementos de interés significativo que justifiquen el desembolso de los 56,00 eurazos (¡¡56,00!!) que cuesta cada uno de los libros. El papel es magnífico, ciertamente, y de un gramaje que no se ve todos los días (creo que estamos hablando de hojas con más de 180 o 200 gramos). La impresión es buena también, pero de un material base que no ha sido restaurado y que, además, presenta las características (imperfecciones en el color incluidas) de los álbumes tradicionales ya archiconocidos por todos.



Como únicos elementos más o menos novedosos de verdad, al margen del citado tamaño, puede mencionarse el hecho de que las guardas y las contracubiertas reproducen las de los primeros álbumes originales. Pero en realidad tampoco es la primera vez que las vemos por aquí; al menos las guardas, pues ya fueron utilizadas en las ediciones facsímiles de las versiones en blanco y negro de los álbumes que publicó en formato reducido Panini-Casterman (en la famosa edición que hubo de ser retirada del mercado por vulnerar el contrato de exclusividad de Juventud con la Casterman belga). Por otro lado, la contracubierta utilizada ahora en estos libros yo creo que ya se empleó en otras ediciones anteriores de los libros con lomo de tela, con la diferencia de que ésta incluye una lista con todas las aventuras del personaje que no aparecía en aquellos. No he tenido ocasión de comprobarlo con certeza, pero si alguien desea hacerlo personalmente le remito a este interesante artículo, en el que se estudian todas las características de las ediciones españolas de Tintín, incluidas sus contracubiertas.


En la contraportada aparece destacado que se trata de una edición facsímil de la de 1943, pero este elemento tampoco me parece especialmente significativo, puesto que todas las ediciones posteriores reproducen la de dicho año, al ser aquella en que la historia apareció, por vez primera, bajo el formato de álbum, editado por Casterman.



Hay un último elemento que me ha desilusionado muchísimo en esta edición "gran formato", aunque su aparente presencia fuera lo que antes llamó mi atención cuando ví las primeras imágenes de la misma. Me refiero, claro está, a la denominada encuadernación "holandesa" —es decir, aquella en la que se emplea un material distinto para el lomo (generalmente tela), diferenciándolo de las cubiertas—, que fue la utilizada por Juventud en los viejos volúmenes de la colección publicados aquí en los años 50-60, dándoles un mayor valor y empaque, al tiempo que los ennoblecía como objeto de coleccionismo. Y digo "aparente", porque lo que se ha hecho en esta ocasión ha sido teñir de otro color el lomo para imitar el entelado, aunque el material es el mismo (cartón plastificado) que se utiliza en las cubiertas. Así pues un bluf.



En definitiva: estamos ante una edición que, como la de Casterman (ver aquí), yo veo presidida por el oportunismo de las fechas en que nos encontramos y, sobre todo, por el empuje que la película le ha dado al personaje —no hay más que ver la enorme cantidad de merchandising que ha surgido en este tiempo para darse cuenta de ello—, pero que no aporta nada realmente significativo a la historia editorial de la serie. Sobre todo si consideramos lo elevado del precio, que es superior al de la edición francesa (de sólo 49,00 euros). En mi opinión toda la empresa habría cobrado mucho más sentido si, en lugar de editar sólo estas dos aventuras, se hubiera optado por hacer una edición con estas características de la serie completa, ofreciéndosela a los potenciales lectores en ese "gran formato". Ello habría justificado, por ejemplo, que incluso los tintinófilos menos fanáticos y tifosos —entre quienes particularmente me encuentro— hubiéramos decidido, quizá, volver a comprar los libros con las aventuras de uno de nuestros personajes favoritos de toda la vida.



Aunque ya puestos —y aceptando, faltaría más, que cada editorial es dueña de hacer lo que le venga en gana (que para eso se juega sus cuartos)—, aún mucho mejor habría sido que Juventud se hubiera descolgado estas Navidades con la salida al mercado de una nueva y buena edición de las versiones originales de aquellos álbumes que conocieron más de una, bien por haber sido dibujados originalmente en blanco y negro (Tintín en el Congo, en América, Los cigarros del Faraón, El loto azul, La oreja rota, La isla negra, El cetro de Ottokar, el cangrejo de las pinzas de oro), bien porque Hergé decidió introducir modificaciones para modernizarlos y adaptarlos a los nuevos tiempos (La isla negra, El cetro de Ottokar, Tintín en el país del oro negro), ofreciendo así un material que nunca ha llegado a ser bien editado en nuestro país —las ediciones en blanco y negro que aparecieron en los años 80-90 de Congo, Cigarros, Oreja y Loto son únicamente correctas—, o que ya resulta prácticamente imposible de conseguir, como es el caso de la edición de La isla negra en su versión de 1943, con la que Juventud llegó a adelantarse (en 1986) a la propia editorial Casterman, que la editó en 1996. Aunque fue una iniciativa que, por desgracia, no siguió adelante.



En todo caso, deseo que los compradores de esta nueva variante editorial de un título de toda la vida disfruten de sus características y de las dos aventuras seleccionadas. Y que lo hagan tanto como un servidor disfrutó por vez primera —si es que son nuevos tintinófilos—, o como lo sigue haciendo cada vez que coge uno de sus viejos libritos en formato tradicional. Lo fundamental es leer a Hergé...



21 comentarios :

  1. Aporto otra pega respecto a la edición: el lomo no está rotulado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Un elemento negativo más a considerar (y no menor, por cierto).

      Eliminar
  2. Se me pasó el detalle del lomo. Vaya ca... con perdón. Últimamente hacen cosas inexplicables, la verdad. En 'Astérix la Gran Colección' desde el número seis ya no tiene las guardas traseras como las delanteras, y es un detalle que viene de la edición francesa. ¿Y por qué? Ah. Y estas cosas en ediciones de coleccionista. No sé. Será el fin de ciclo maya.

    Eisenherz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya, Eisenherz...! Deduzco, por tu comentario, que has comprado los libros. ¿Es así? En caso afirmativo, ¿podrías darnos tu opinión al respecto? ¿Qué elementos te han impulsado a hacerlo? ¿Estás de acuerdo con el análisis que he hecho, o te parece inadecuado? Lo digo por tener una opinión diferente y que la gente pueda contrastar...

      Eliminar
  3. No, no los he comprado, los que compró son los de Astérix.

    Eisenherz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah! Entendí que sí por el tono de tu comentario.

      Eliminar
  4. A mí, los tamaños muy grandes siempre me impulsionan a comprar... Pero estos de Tintin no, no los compraré. Hay que tener calma y ahorrar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esto de los tebeos el tamaño sí que importa. Y no cabe duda de que es un acicate a la hora de volver a comprar material que ya tiene uno. Pero, a mi modo de ver, también han de cumplirse ciertas condiciones novedosas que, en este caso, personalmente creo que no se dan...

      Un abrazo Manuel.

      Eliminar
  5. Creo que es la primera que intervengo en este blog, yo también opino de estos dos tomos como Alberich, estoy totalmente de acuerdo. Demasiado precio para lo que ofrecen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, pues, Jobla. Espero que este comentario tuyo sea el primero de otros muchos en el futuro... Estás en tu cueva...

      Eliminar
  6. Hola Alberich: Te comento.
    El jueves tuve los tomos en mis manos (Corte Inglés) pero no los compré. Estamos en diciembre y hay mucho material inédito que sale al mercado. Y esto ya lo tengo. Si fuera la serie entera merecería la pena, pero así...Tiene razón Manuel Caldas: calma y ahorrar.
    Y hablando del señor Caldas, he recibido el tomo de PV año 2002 de Planeta, y trae un artículo sobre las ediciones de Príncipe Valiente en España firmado por Antoni Guiral y, en la página 9 del libro, se reconce la magistral edición milimétrica hecha por el portugés Manuel Calda en su edición en byn en 6 tomos publicados. Por fin Planeta reconoce el mérito de esta edición en byn.
    Esperemos que algún día Planeta y Caldas puedan editar conjuntamente. Hay que tener fé.

    Por último Alberich te comento que he recibido el tomo 1 de Tarzán de Bocola. Bueno, es una maravilla. Y aunque de alemán de momento poso sé, es gratificante poder ver las páginas de Tarzán restauradas por el propio editor alemán. El libro contiene 40 páginas con las tiras de Harol Foster en byn restauradas por Manuel Caldas y a continuación 94 planchas en color con las primeras 28 de Rex Maxon, seguidas de las de Foster. El papael de esta edición es un papel blanco, no brillante, pero buen papel y la encuadernación formidable en lomo redondeado. Sé que en España no la voy a ver editada con esta calidad, si es que la editan...Intenteré hacerme con los 10 tomos de que consta la edición. No me arrepentiré.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alan, ¿qué tal? Muchísimas gracias por tu breve y precisa crónica tebeística.

      Me alegra sobremanera que en una publicación de PdA se haya reconocido, por fin, la labor editorial de Caldas con PV. La ausencia de cualquier mención a la misma es algo que ya eché de menos en la publicidad con que se inició su coleccionable y que denuncié en su momento, pues me parecía desleal no haberlo hecho. En todo caso, el reconocimiento parece que llega por parte de Antonio Guiral, más que de PdA propiamente dicha. Pero bienvenido sea en todo caso.

      Gracias también por tu comentario sobre la edición tarzanesca de Bocola. Al parecer, y al margen de la labor restauradora, lo más interesante de la misma es su carácter completista, pues incluye también el material dibujado por Maxon (que sería mediocre, cierto, pero participó de la historia del personaje). ¿Dices que la edición presenta lomos redondeados? Hummm... Si no recuerdo mal, se discutió bastante por aquí (y hubo muchas quejas) sobre el empleo de tales lomos en la edición de PV por parte de PdA, citándose el ejemplo de la realizada por Bocola (con lomos planos) como paradigmático al respecto. Bueno, pues veo que ahora los alemanes han hecho lo que antes hicieron los españoles. En todo caso, parecen no ponerse de acuerdo unos y otros: Planeta edita PV con lomos redondeados y Bocola utiliza lomos planos; Bocola emplea lomos redondeados en Tarzán, mientras que PdA los usó planos en la suya de hace pocos años. Paradójico, ¿no?

      Un saludete y que sigas disfrutando de tu edición teutona de Tarzán.

      Eliminar
  7. Querido Alberich:
    Salvando el tema económico, este tipo de productos tiene interes desde mi punto de vista sólo en alguna ocasiones.
    Por ejemplom tengo la edición de la Balada del mar salado de Pratt en italiano con páginas originales y está francamente bien. El caso de Asterix, aunque no sea original, está muy bien porque dadas las ediciones que habia habido en España nos dan harina de otro costa.
    Otro ejemplo el de Hamlet de Luca de 001Editorim que es una autentica gozada porque se puede apreciar la linea original.
    En el caso del Príncipe Valiente sería una maravilla verlo en un formato grande y con la línea original, tanto la edición de Caldas como la de Fantagraphics.
    Así que la respuesta es gallega, o sea, depende del dibujo, el dibujante y la edición.
    Aprovecho para desearte lo mejor para este año que viene y pido perdón por no haberme pasado mucho por aquí en los últimos tiempos, pero es que he estado muy ocupado...
    Este para mí es el mejor blog en estos momentos, así que adelante....
    Charles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hombre Charles! ¡Dichosos los ojos al leerte de nuevo! ¡Cuánto tiempo...! Aunque si el alejamiento y la ocupación son por motivos de trabajo, es razón para alegrarse (tal como están las cosas últimamente).

      Una vez más vuelvo a estar de acuerdo contigo: en esto de las nuevas ediciones todo depende del material elegido y de las condiciones que se ofrezcan en la edición (es decir, de sus características). Sin duda. En todos los casos que citas estaría más que justificada la nueva compra, porque cada una de esas ediciones ofrece algo novedoso y distinto a lo ya conocido. Lo que no ocurre en esta última de Juventud, por cierto (si exceptuamos, claro está, el tamaño, como ya dejé dicho en la entrada).

      De todas las obras que mencionas la que más alegría me ha proporcionado, merced a las características de la edición, ha sido la de Gianni de Luca. Ese Hamlet de 001 Ediciones --que esperemos se vea continuado con Romeo y Julieta, La tempestad y algunas otras creaciones del dibujante italiano-- ha sido un acierto presentarlo en blanco y negro. Y aunque soy consciente de que esta afirmación va en contra de mi habitual purismo con las ediciones --es un material que se publicó originalmente en color--, sin embargo en este caso queda más que justificado, pues nos permite apreciar (y disfrutar) el depurado trabajo de línea que realizó el magistral dibujante italiano.

      Por cierto: tengo pensado dedicar alguna entrada a De Luca. Y lo mismo al más olvidado Caprioli. A ver si saco algo de tiempo y me pongo con ello.

      Muchas gracias por los ánimos (que se necesitan).

      Un abrazo y felices pascuas también para ti.

      Eliminar
  8. Los lomos de la edición de PV de Bocola SON REDONDEADOS. En TODOS los volúmenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! Pues evidentemente parece que recuerdo mal... En fin, Serafín... Yo apostaría a que se comentó algo así durante el debate que tuvimos en alguna de las entradas sobre el coleccionable de PdA. Pero ahora que dices esto ya no podría jurarlo... Desde luego era una aspiración de los más detractores del formato quiosquero (lo de los lomos planos), pero quizá llegué a mezclarlo en mi cabezota de nibelungo con el tema de la más bonita encuadernación de Bocola... No sé...

      De todas formas, gracias por la información Rubén B.

      Eliminar
  9. Bueno, ojeados otra vez no puedo añadir nada a lo que has comentado, Alberich, porque estoy totalmente de acuerdo contigo. Si acaso destacar otra vez la chapucilla de no rotular los lomos. No se entiende muy bien que en una edición de estas características y precios pasen estas cosas. Se le podría pedir un lomo entelado y no uno meramente coloreado, algo que hubiera estado más a la altura de una edición así. Y otro punto negativo es que parece que quedará en una anécdota, una rareza sin continuidad. Claro, que pensándolo bien, mejor porque todo Tintín a ese tamaño... Hay que tener una muy buena librería. Imaginarlos todos juntos y sin saber qué aventura es cada libro porque no lo han puesto en los lomos, mientras cruje el estante por el peso.

    Eisenherz.

    ResponderEliminar
  10. ¡FELICES FIESTAS A TODOS!

    Un abrazo.

    Eisenherz.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Alberich:

    No estoy de acuerdo con lo de la no rotulación de los lomos, pues en el original no estaban rotulados, y eso debe respetarse en un facsimil.

    Y en cuanto a la editorial, esto es un "camelleo", para sacarle los cuartos a los adictos. Y en cuanto salgan las siguientes películas, pues a sacar más tochos de estos. Claro, que también los compradores tienen su punto de codicia, sabiendo que en unos años se revalorizará su inversión.

    Como ha pasado medio año desde la publicación del post... FELIZ VERANO.

    ResponderEliminar
  12. Hola Carouse, bienvenido.

    Si no recuerdo mal, los libros de las antiguas ediciones con lomo de tela sí llevaban nombre de autor y título de cada historia en el lomo, así es que, pienso, esta edición en formato gigante también debería llevarlo. No sé si la edición gigante original en francés irá con lomos rotulados o no, pero si no los lleva entonces me parece que está igual de mal que esta edición española de Juventud.

    Un saludete y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar