viernes, 30 de diciembre de 2016

"PRINCE VALIANT", EDICIÓN DE MANUEL CALDAS: DÉCIMO ANIVERSARIO



EN este invernal mes decembrino que ahora llega a su fin, se cumplen diez años del inicio de la aventura editorial en la que el portugués Manuel Caldas decidió embarcarse para sacar adelante su edición de Prince Valiant en glorioso blanco, negro y grises que aún está en marcha. Diez años que han terminado convirtiéndose en auténtica epopeya, merced a los numerosos obstáculos que Manuel ha tenido que ir sorteando durante ese tiempo, a medida que se los iban poniendo en el camino básicamente quienes ostenta y gestionan los derechos de la serie (King Features Syndicate), cuyos representantes en España —al estilo de nuevo Poseidón con este moderno Odiseo que es el portugués— siempre han estado empeñados en cederlos a grandes empresas editoriales (Planeta DeAgostini, Panini), basándose en la creencia de que sólo así conseguirían sacar rentabilidad a la criatura, y sin caer en la cuenta de que ninguna de ellas es capaz —precisamente por su voraz carácter comercial— de hacer lo que el portugués ha hecho: esto es, ofrecer un producto de suprema calidad (y a un precio competitivo), en el que se muestra el enorme cariño por la serie y el personaje y donde más que la simple ganancia se busca la excelencia. Lo que no es poco...



Blogs veteranos, como Crisei —cuyo propietario es, precisamente, el traductor de cabecera de todos los cómics de prensa que viene editando Caldas en español desde aquella lejana fecha (PV, Tarzán, Casey Ruggles, Cisco Kid, etc.)—, La cárcel de papel y algunos otros dieron noticia, por vez primera, de la empresa iniciada por Caldas, empeñado en editar, contra viento y marea, la obra maestra de Harold Foster, con la calidad que nunca antes se había visto por estos lares. En marzo de 2006 conocíamos la existencia de la edición portuguesa y fue tal el entusiasmo que Manuel decidió, poco después, lanzarse a hacer la española, que arrancó precisamente en diciembre de dicho año.

Del temprano y nutrido grupo de seguidores y aficionados que se apuntó a la aventura desde el comienzo, por desgracia ya sólo queda un pequeño resto (y justo) que resiste, frente a toda adversidad, en su empeño por apoyar al portugués. Con el mismo espíritu pertinaz que la aldea gala de Asterix ante el invasor romano, o el del valeroso grupo de espartanos liderado por Leónidas ante los persas de Darío en las Termópilas. Precisamente en un guiño a esta última epopeya el grupo de seguidores de Prince Valiant aglutinado en torno al editor luso —que rondaba los 300-350 miembros al principio— empezó a ser conocido en las redes con el cariñoso apelativo de "los 300 de Caldas", aunque como ocurriera en la famosa gesta —bien que por razones muy diferentes—, el número de "caldianos" se ha ido reduciendo drásticamente con el paso del tiempo: desilusión, cansancio, problemas económicos (no olvidemos que a medio camino del proyecto estalló la última y terrible crisis económica, que se he llevado por delante innumerables ilusiones y las esperanzas de mucha gente)...



Los problemas logísticos y jurídicos que hubo de afrontar Manuel Caldas cuando Planeta DeAgostini hizo valer su ostentación sobre los derechos de la serie le obligaron, primero, a retirar los libros de las tiendas físicas y a utilizar la vía "internet-correo" para vender su edición; luego, posteriormente, al ponerse todavía más difícil las cosas tuvo que buscar una salida aún más drástica para seguir adelante con su proyecto y no dejar en la estacada a quienes todavía seguíamos apoyándole. Se buscó, así, la llamada "vía uruguaya", consistente en editar los nuevos libros que iban saliendo (a partir del séptimo, con material de los años 1949-1950) en este país sudamericano, a través de una pequeña editorial-librería llamada La Imprenta, para seguir vendiéndolo por correo, como se llevaba haciendo casi desde el principio.



Y de este modo, merced al tesón, la paciencia y el buen hacer de Manuel Caldas —pero, sobre todo, a su enorme amor por los cómics de prensa (y, muy especialmente, por la gesta que ideara el genial Hal Foster)— hemos llegado hasta el momento presente (diciembre de 2016), en que quienes continuamos formando parte de ese grupo privilegiado de suscriptores-seguidores-amigos de Caldas disfrutamos ya del volumen décimotercero, en el que se incluyen las aventuras correspondientes a los años 1961-1962. Va quedando poco ya, por tanto, para concluir la empresa, pues Caldas había pensado editar sólo el material dibujado por Foster. Pero el camino sigue estando lleno de peligros, Poseidón continúa poniendo obstáculos y la epopeya aún corre el riesgo de fracasar. Por eso, desde este breve artículo celebratorio pido a todos los que aún apoyan la empresa que lo sigan haciendo hasta llegar al final. Creo que el esfuerzo merece la pena.



¡¡Viva Foster!! ¡¡Viva Prince Valiant!! ¡¡Viva Manuel Caldas!! Y, ¿por qué no?, ¡¡vivan los 300 (aunque ya seamos menos)!!

sábado, 3 de diciembre de 2016

ANTONIO HERNÁNDEZ PALACIOS: ÉPICA Y CORAZÓN




MAÑANA, domingo día 4 de diciembre, a las 14:00 horas, acto de presentación del libro Antonio Hernández Palacios. Épica y corazón, que acaba de editar Ponent Mon en colaboración con la Asociación Graphiclassic, dentro de una nueva colección titulada: Graphicómics. Grandes Maestros. El acto tendrá lugar en la Sala Masterclass del Pabellón 3 de IFEMA, dentro de las celebraciones de Expocómic 2016.

Un magnífico (y único hasta la fecha) estudio monográfico dedicado al célebre autor madrileño, que ya podéis encontrar en las librerías. Un libro repleto de datos interesantes (muchos de ellos desconocidos hasta la fecha) y con un nivel grafico verdaderamente espectacular, con numerosas reproducciones de originales y material inédito (y no es porque un servidor haya tenido el honor de colaborar en su realización)...

Estarán presentes en el acto: Amiram Reuveni (responsable y propietario de Ponent Mon), Carlos Uriondo (miembro de Graphiclassic) y Luis Conde (miembro de Graphiclassic).

Una oportunidad única para hablar de y sobre el gran maestro que fue Antonio Hernández Palacios y su maravillosa obra artística... ¡Os esperamos...!

Un saludete y hasta mañana...

martes, 12 de julio de 2016

NOVEDADES DE PONENT MON PARA EL ÚLTIMO CUATRIMESTRE DE 2016



LA editorial de Amiram Reuveni —que tantas alegrías viene dándonos a los aficionados desde hace un tiempo— ha decidido acabar fuerte el año y presenta en sociedad un catálogo de novedades para este último cuatrimestre de 2016 que nos hace temblar de puro placer. No es sólo que sigan adelante las series que viene sacando con regularidad —Barbarroja, El Mercenario, El Gavilán, Tanguy & Laverdure, etc.—, sino que, además, ha logrado concluir con éxito la edición integral de Mac Coy —se anuncia el último volumen en este mismo catálogo, con lo que al fin veremos reeditado este célebre western clásico del tebeo europeo— y nos avisa sobre la publicación de verdaderas joyas que algunos estábamos deseando tener en nuestras manos desde hace muuuuuucho tiempo. Entre ellas, por ejemplo, un libro con relatos cortos de Sergio Toppi —titulado Pribiloff 1898 y otras historias septentrionales— que, con toda seguridad, será el primero de muchos más y abrirá el camino a la presencia, de nuevo en España, de otros grandes autores clásicos italianos.



Pero hay algo que me ha llamado la atención especialmente en este catálogo de novedades y que cualquier buen aficionado no debería pasar por alto. Me refiero, claro está, a lo que parece ser el afianzamiento de la colaboración entre Ponent Mon y Graphiclassic, que puede proporcionarnos momentos de enorme felicidad y que va a dar como resultado, ya mismo, la publicación de dos nuevos libros: en primer lugar, el segundo volumen que Graphiclassic dedica a la obra de Julio Verne —recordemos que el primero de ellos, también hecho en coedición (y que reseñamos brevemente aquí), se ocupaba de la vida del célebre literato francés— y, sobre todo, el primer estudio monográfico sobre Antonio Hernández Palacios que se publica en el mundo —titulado Antonio Hernández Palacios. Épica y corazón—, que da inicio a lo que será una nueva colección de la firma, titulada "Graphicómics. Grandes Maestros".



Recordemos, por si algún despistado aún no lo sabe, que tras el proyecto Graphiclassic se encuentra el ubicuo y casi omnipotente Carlos Uriondo —el Charles Caum de las redes que, junto al dibujante e ilustrador Horacio Díez, estuvo al frente del popular blog Cómics. Historietas. Tebeos, y editó la efímera (aunque magnífica) revista teórica del mismo nombre. Y junto a él, un impresionante plantel de amigos y colaboradores, entre los que destacan muy activamente Luis Conde y Vital García Tardón. Todos ellos están llevando a cabo una titánica labor recuperadora y promocional de los grandes clásicos de la literatura de aventuras —hasta el momento han centrado su atención en Stevenson, Melville y el citado Verne, pero los objetivos son mucho más ambiciosos (me consta)— y es un motivo de alegría el saber que la colaboración entre ellos y Amiram Reuveni sigue adelante y se profundiza. Seguro que todos nosotros acabaremos beneficiándonos de ello.

Muy de celebrar es, también, la recuperación de una serie española clásica, que se mueve a caballo entre el género negro puro y la ciencia ficción: Bogey, de Sánchez y Segura. Un título fundamental de nuestra tebeografía que ahora podremos volver a disfrutar en toda su integridad (y con alguna sorpresa extra).

Esta es la suculenta lista de novedades que nos esperan en los próximos cuatro meses, gracias a Ponent Mon. ¡A disfrutarlas...!

domingo, 22 de mayo de 2016

"THE WITCH", O UNA HISTORIA DE QUIERO Y NO PUEDO...




AYER tuve ocasión de ver, por fin, The Witch, la celebrada película del debutante Robert Eggers que tantos parabienes ha ido recabando en los últimos meses, desde que su director recibiera el premio a la mejor dirección en la categoría de Drama Estadounidense, en el Festival de Cine de Sundance. Pues bien, tras el visionado de la cinta he quedado tan perplejo que sólo tengo fuerzas para preguntarme: ¿cómo es posible que se haya dicho de ella que es una de las mejores películas de terror que se han hecho? ¿Cómo se puede acumular sobre un film así todos los halagos y parabienes que yo he leído en las críticas, cuando sólo se trata de una producción curiosa e interesante, como mucho, con cierto regusto a documental etnográfico y folclórico? Y todo ello con una historia que utiliza la idea del terror —más bien una de las múltiples caras que éste ofrece en la tradición occidental: la de la brujería y el diablo— para profundizar en una serie de temas —la familia, la sexualidad, la represión, la religiosidad, la intoleración, la superstición, la soledad— que poco o nada tienen que ver con el terror, propiamente dicho.



¿Acaso nos hemos vuelto locos? Siguiendo el principio de proporcionalidad, y si se ha dicho todo eso de esta película, ¿dónde tendríamos que situar, entonces, títulos como Häxan, The Rosemary's Baby o The Believers (por citar sólo tres de temática brujeril), estos sí, auténticas obras maestras del género? ¿Tan poco exigentes nos hemos vuelto con el cine actual que colocamos sobre un pedestal lo que no es sino una película estimable (con hallazgos visuales interesantes y alguna que otra idea aprovechable)? Debe ser el resultado, sin duda, de lo que podríamos denominar el "efecto erial", según el cual, dada la escasa calidad (generalizada) del cine de hoy día, cuando aparece una película algo más interesante que las demás, nos parece que ésta, por contraste con la mayoría, se acerca a la categoría de obra maestra. Porque de otro modo no me lo puedo explicar.



Ya digo que visualmente The Witch es estupenda; la fotografía de Jarin Blaschke —que es lo mejor de la película— da como resultado un ambiente onírico y sobrecogedor que consigue crear atmósfera (mucha atmósfera). Hay referencias y guiños constantes a la pintura holandesa y, más en concreto, a la pintura de género o costumbrista —tanto en su vertiente lumínica, como en la temática propiamente dicha—; el sublimado esteticismo de las imágenes da como resultado un goce visual indiscutible para el espectador. Hay también numerosas ideas buenas (que, sin embargo, no terminan de estar suficientemente desarrolladas) y la película no aburre en absoluto, pese a lo moroso del tempo empleado por el director. Pero le falta algo... Y, desde luego, está a años luz de otras películas de terror psicológico que se han hecho (especialmente de El resplandor, que es con la que más se la ha comparado). ¡Ni de coña, vamos...! Con la película de Kubrik te cagas las patas abajo de miedo y, sin embargo, The Witch se podría emitir perfectamente durante una sobremesa por La 2, en lugar de los documentales sobre ñúes y cocodrilos a que nos tienen acostumbrados...



Sabor agridulce, pues, el que le ha quedado a este servidor suyo después de ver la celebrada película de Eggers. Habrá que esperar a mejor ocasión para conocer esa obra maestra del terror que todos los aficionados llevamos aguardando, como agua de mayo desde hace muuuuuuuuuucho tiempo.

martes, 29 de marzo de 2016

EL MUNDANAL RUIDO, 9: YO TAMBIÉN SOY LAHORE...



Y, aunque pienso que no es menester decirlo, mi pensamiento y mi recuerdo van también a todos aquellos lugares en los que los sanguinarios y enajenados terroristas de DAESH están asesinando a gente inocente, en nombre de Dios y con la excusa de luchar contra Occidente. La Humanidad entera es su enemiga y en estos momentos de violencia y de tension crecientes, parece que sólo la total eliminación de estos criminales hará posible que pueda iniciarse una nueva acción política en el área del mundo que los ha visto nacer.

viernes, 25 de marzo de 2016

LA ESPECULACIÓN (DESMESURADA) EN EL MERCADO DE ARTE ORIGINAL DE CÓMIC: UN EJEMPLO



ES cierto que todos los aficionados al coleccionismo de arte original de cómic desearíamos obtener siempre el máximo beneficio por las piezas que ponemos a la venta (cuando lo hacemos). Es cierto, también, que como se trata de un mercado que carece de cualquier tipo de regulación, las situaciones sospechosas o llamativas abundan más de lo que sería deseable. No es menos verdad que, al tratarse de una relación comercial entre privados dentro de un sistema de libre mercado, los precios de cada pieza pueden llegar a alcanzar unas cifras que serán tan altas como el posible comprador esté dispuesto a pagar en cada caso, no habiendo teóricamente límite a este respecto, si quien apoquina lo hace contento y convencido. Pero a pesar de todo ello, y aunque nos movemos en un terreno lleno de inseguridad y de falta de reglas, uno siempre confía en encontrarse con cierta buena voluntad y nobleza por parte de los vendedores y de otros coleccionistas. Y aunque considere legítimo que alguien busque ganar dinero, mantiene cierta esperanza sobre el sentido de ponderación de los compradores y, sobre todo, de los vendedores, pues lo contrario implica una inflación de precios que termina perjudicando a todo el mundo y limitando la posibilidad de coleccionar sólo a aquellos que más dinero tienen.

No es raro que, al navegar por la internetesfera en busca de originales, uno termine encontrándose con ejemplos que resultan especialmente llamativos en cuanto a la variación de precios de las piezas puestas a la venta (casi siempre al alza, claro está). Pero me quedé de piedra hace unos días al toparme con el caso más llamativo de inflación que había visto hasta el momento: se trata de un original de Enrique Breccia —correspondiente a su trabajo Les sentinelles— que se vendió el pasado 20 de febrero en Todocolección por 250,00 EUR y que se puso a la venta hace unos días por 1.100 EUR en eBay España. Es decir: casi cinco veces más y cuando apenas había transcurrido un mes entre una venta y otra. Juzguen ustedes mismos. ¡Menos mal que el actual vendedor puso el envío gratis...! Lógicamente la subasta ha terminado hoy y, que yo sepa, no ha habido comprador.




Un par de observaciones quiero hacer al respecto: 1º) El precio de venta en Todocolección —donde yo tuve la pieza en seguimiento durante mucho tiempo (de ahí que haya sabido cuál ha sido su final)— era bastante bueno, pues se trata de un original de autor famoso y muy conocido (Enrique Breccia), está en color directo, se encuentra en muy buenas condiciones de conservación (pues es muy reciente) y es de una obra publicada. De modo que hay margen más que suficiente para sacar un beneficio (doble e incluso triple) por la pieza, en caso de quererla vender. ¡Pero casi cinco veces...!; 2º) Por el breve tiempo transcurrido entre la compra y la posterior venta parece evidente que el único objetivo del último adquiriente ha sido especular con esta plancha.

Ya sé, como acabo de señalar arriba, que estamos en una sociedad de libre mercado, que cada cual es libre de pedir lo que quiera por un producto y si consigue que se lo compren a ese precio mejor para él. ¿Pero no creen que comportamientos como el señalado inflan los precios y desestabilizan el mercado? Yo querría saber si creen que es oportuno este tipo de especulación; o, por mejor decir, si consideran que beneficia o perjudica el mercado de arte original de cómic. Me gustaría conocer sus opiniones (si es que tienen alguna y desean publicarlas).

Un saludete y gracias anticipadas.

jueves, 24 de marzo de 2016

"ESPEIN IS DIFERENT", 78: EL TONTITO DE LA SEMANA



YA tardaba en aparecer el figura de turno para explicarnos la cuadratura del círculo, a propósito del último atentado en Bruselas. Pero lo ha hecho. Y no, no ha sido Willy Toledo, ni Alberto San Juan, ni siquiera alguien del clan de los Bardem... No; en esta ocasión ha sido el regidor de Zaragoza, Pedro Santisteve Roche, quien alza la voz para denunciar el imperialismo de Occidente (vamos, más o menos lo que dicen los propios yihadistas, pero en versión maña). Y es que, en su opinión —cito literalmente—:

«De alguna forma, nos vuelve esa violencia que hemos contribuido a sembrar en el mundo».

La violencia, en todo caso, la habrá sembrado el alcalde Santisteve u otros políticos porque, que yo sepa, ninguno de los que han muerto en Bruselas —como antes en París, en el avión ruso que fue derribado, o en los numerosos atentados yihadistas que se producen por todo el mundo— había sembrado violencia alguna para merecer ese final.

Estas asquerosas explicaciones equidistantes, que en cierto modo vienen a justificar los actos terroristas con argumentos peregrinos y simplificadores de la realidad resultan bastante desalentadoras. Además, no viene a cuento que, en momentos como éste, un responsable político nos suelte el discursito recordándonos cosas que la mayoría de nosotros ya sabemos —nadie niega que el papel de Europa y EE.UU en Oriente Próximo y Medio tiene que ver con el terrorismo islámico— y diluya en esas declaraciones tibias lo que de verdad importa: la condena explícita, radical y sin tacha alguna contra el terrorismo (venga de donde venga).

Como si los yihadistas necesitaran excusas para asesinar, o como si les importase que se bombardeen las ciudades sirias... ¡¡Pero si son ellos mismos los que más musulmanes matan en el mundo...!!

jueves, 10 de marzo de 2016

DINO BATTAGLIA DE NUEVO EN LAS LIBRERÍAS



PUEDO afirmar, sin temor a equivocarme, que este año 2016 será —siempre que los hados no lo impidan— el del retorno de la obra del gran maestro Dino Battaglia a las librerías y los anaqueles de los aficionados europeos. Y es que, según he podido saber a través de diversos medios especializados italianos (por ejemplo, aquí), el editor Nicola Pesce tiene pensado iniciar el mes que viene una nueva colección que se llamará —obviamente— "Dino Battaglia", en la que se irá publicando, a lo largo de los próximos años, buena parte de la obra del gran maestro veneciano (al que, como muchos de mis lectores sabrán, aqui tenemos en una enorme estima, siendo uno de nuestros autores predilectos).

Pesce Editore, que ya tiene experiencia con la edición de otros clásicos del fumetto como Guido Buzzelli (Tex il grande!, Frammenti dall'assurdo) o Jacovitti (Kamasultra), ha hecho saber que su proyecto es uno de los más importantes en los que se ha embarcado y que el desarrollo del mismo le ocupará algunos años, dada la abundante obra de Battaglia y las características de la edición que, al parecer, será de cierta calidad.



Las dos primeras obras que van a aparecer (entre los meses de abril y mayo de este año) reúnen las adaptaciones de los cuentos de Poe y Maupassant que Battaglia realizó durante los años 60-70 mayoritariamente para las revistas Linus y Alter. A ellas habrán de seguirle otros títulos en fechas posteriores, con una cadencia cuatrimestral y de acuerdo al siguiente orden: Il gatto con gli stivali (El gato con botas), L'uomo della legione (El hombre de la legión), Woyzeck, L'uomo de New England (El hombre de Nueva Inglaterra), Gargantua e Pantagruele, La mummia (La momia), Il Golem, I crimini della fenice (Los crímenes del fénix).

Los libros serán todos del mismo tamaño (210 x197 mm), tendrán un precio variable que oscilará entre los 14,90 y los 19,90 euros y se presentarán en volúmenes de entre 64 y 128 páginas, encuadernados en tapa dura y enriquecidos con diversas contribuciones críticas firmadas por los mayores expertos del fumetto y de la obra del autor veneciano.



Pero las buenas noticias no acaban con esto, pues me consta que aquí, en España, un editor ha empezado a explorar la "vía italiana" y está preparando la salida de dos sendos libros dedicados al citado Battaglia y a Sergio Toppi, iniciando con ello una serie de publicaciones que, en el caso de encontrar acogida por parte de los aficionados, tendrán continuidad en el futuro. Retomará, así, una labor que inició tímidamente Astiberri con la edición del battagliano Totentanz y continuó luego Ninth Ediciones, con varios volúmenes dedicados a Sergio Toppi (incluyendo el integral de su El coleccionista), en estupendas ediciones que se vieron truncadas por diversas razones que ahora no viene al caso mencionar.

Esperemos que el público responda y que la continuidad de este proyecto centrado en el fumetto se haga realidad, pues hay mucho material de autores italianos que aún no hemos tenido la oportunidad de ver editado correctamente en nuestro país y que incluye verdaderos tesoros historietísticos. Pienso, por ejemplo, en muchos de los trabajos realizados por Micheluzzi (su Petra Chérie, por ejemplo, que se anunció en su momento por parte de Rossell, creo recordar, pero que no llegó a publicarse), por Eleuteri Serpieri (que tiene todo un universo por descubrir más allá de Druuna, y es bastante más interesante), por Caprioli, por De Luca, por Jacovitti, etc. En fin, ya veremos qué ocurre.



miércoles, 2 de marzo de 2016

"SPEIN IS DIFERENT", 74: LA CATADURA MORAL DEL HIPERLÍDER DE LA (VERDADERA Y ÚNICA) IZQUIERDA



IMAGINO que, según el curioso y peculiar modo de entender la politica y la democracia que tiene Pablo Iglesias, las grandes cualidades de un demócrata de pro son el robo, el secuestro, el atraco a mano armada, la extorsión y el haber tiroteado a una persona indefensa e inocente para secuestrarla. He aquí, entre otros, algunos de los "méritos" que atesora el curriculum vitae de un personaje como Arnaldo Otegi, al que el citado Iglesias felicitó ayer a través de su cuenta de Twitter por su salida de la cárcel, tras haber cumplido una condena de seis años por pertenencia a banda armada (esto es, a la banda de asesinos nacionalistas de ETA). Y eso que este Estado, según afirman algunos, no es una democracia. ¡Cosas veredes (leyeres y escuchares)!

Le han contestado desde Ciudadanos —también a través de Twitter— y, en mi opinión, de manera muy acertada.

Lo más preocupante, con todo, no es que Iglesias defienda a Otegi —pues es de sobra conocida la conexión de Podemos, su sintonía más bien (o, más concretamente, la de algunos de sus miembros) con los grupos pro-etarras—, sino que haya millones de españoles dispuestos a votar a la formación que lidera Iglesias. ¿Hasta ese punto ha podido llevar el descontento a la gente por lo que han hecho los partidos tradicionales y que ha venido a agravar la crisis económica?

martes, 1 de marzo de 2016

NECROLÓGICAS: GEORGE KENNEDY (1925-2016)



HA muerto, a los 91 años de edad, George Kennedy, el que fuera eterno actor secundario de numerosos filmes y series televisivas, rodados mayoritariamente en las décadas de los 60 y los 70. Falleció el domingo pasado, en la ciudad de Boise, estado de Idaho, donde residía desde hace tiempo.

Rostro conocidísimo de todos los aficionados al cine, merced a su participación en un buen número de series televisivas La ley del revólver (1960-1966), Doctor Kildare (1963-1966), El Virginiano (1964-1966), Sarge (1971-1972), El caballero de azul (1975-1976), Dallas (1988-1991), etc.— y en populares películas de catástrofes —como la interminable saga de los Aeropuertos, donde daba vida al jefe de mecánicos Joe Patroni (1970, 1975, 1977, 1979), o Terremoto (Earthquake, Mark Robson, 1973)—, Kennedy dio un importante impulso a su carrera en 1967, al obtener el Óscar como mejor actor de reparto (supporting character o role) por el papel del entrañable grandullón Dragline, en el inolvidable film La leyenda del indomable (Cool Hand Luke, Stuart Rosemberg, 1968).

Junto al simpático Luke de Paul Newman: genio y figura hasta la sepultura
(y nunca mejor dicho)


Pero la carrera de nuestro actor había comenzado bastante antes, como lo demuestra su participación en títulos tan prestigiosos como Espartaco (Spartacus, Stanley Kubrik, 1960), Los valientes andan solos (Lonely are the Brave, David Miller, 1962), Charada (Charade, Stanley Donen, 1963), Canción de cuna para un cadáver (Hush... Hush, Sweet Charlotte, Robert Aldrich, 1964), Primera victoria (In Harm's Way, Otto Preminger, 1965), Los cuatro hijos de Katie Elder (The Sons of Katie Elder, Henry Hathaway, 1965), o Doce del patíbulo (The Dirty Dozen, Robert Aldrich, 1967), títulos todos ellos a los que Kennedy aportó su solidez profesional y la rotundidad de su inconfundible físico para dar vida, generalmente, a papeles de hombre duro (y rudo) en muy diversas facetas (constructor, militar, matón, pistolero, etc.), aunque siempre transmitiendo cierta afabilidad, pese a lo desagradable que pudiera ser el personaje en cada momento. Y al decir esto último pienso, por ejemplo, en el matón que Kennedy interpreta en Charada, cuyo sombrío carácter aparece matizado, no obstante, por un toque humorístico innegable.

Como el Mayor Max Armbruster en Doce del patíbulo


A finales de la década de los 80 y principios de los 90 Kennedy volvió a dar un importante impulso a su carrera, interviniendo en una serie de comedias protagonizadas por Leslie Nielsen que tuvieron bastante éxito y cuyo arranque se encuentra en Agárralo como puedas (The Naked Gun: From the Files of Police Squad!, David Zucker, 1988), a la que siguieron Agárralo como puedas 2 ½: el aroma del miedo (The Naked Gun 2½: The Smell of Fear, David Zucker, 1991) y Agárralo como puedas 33 ⅓: el insulto final (Naked Gun 33 1/3: The Final Insult, Peter Segal, 1994), donde Kennedy siempre interpretó —como antes había hecho en la saga de los Aeropuertos con el personaje de Patroni— al capitán Ed Hocken, superior del desastroso agente secreto al que daba vida el citado Nielsen.

Como el agente William A. "Bumper" Morgan en la serie televisiva El caballero de azul


George Kennedy siguió trabajando hasta el último momento, como lo demuestra su aparición en Another Happy Day (Sam Levinson, 2011) y El jugador (The Gambler, Ruppert Wyatt, 2014), remake de una película de 1974, en el que daba vida al padre del protagonista (Mark Wahlberg), al lado de otras estrellas como Jessica Lange o John Goodman.

Nuestro recuerdo para George Kennedy y el deseo, francamente, de que nos espere muchos años allá donde esté.

sábado, 20 de febrero de 2016

NECROLÓGICAS: UMBERTO ECO (1932-2016)


TRISTE noticia con la que nos fuimos a dormir anoche, tras saber que ayer, a las 22:30 horas, murió en su casa de Milán Umberto Eco, el gran semiólogo, filósofo, investigador y escritor italiano, al que tanto deben los estudios sobre estética medieval y cultura de masas, la ciencia semiótica y la literatura en general.

Inició su actividad intelectual doctorándose por la Universidad de Turín en 1954, con una tesis sobre la estética en Tomás de Aquino. En 1961 dio comienzo su carrera como docente en diversas universidades italianas, que se iba a estabilizar en 1975, al obtener la cátedra de Semiótica en la Universidad de Bolonia. A partir de ese momento se convertiria en uno de los pensadores y ensayistas más importantes de su época, dando lugar a títulos como Opera aperta (1962), La estructura ausente (1968), Lector in fabula (1979), o el Tratado de semiótica general (1975), disciplina que Eco contribuyó a desarrollar de manera decisiva.

Desde el comienzo mostró un marcado interés por la cultura de masas, dedicando buen número de ensayos, artículos y trabajos teóricos a los medios de comunicación y a ciertas manifestaciones típicas de la cultura popular, como los tebeos. Firmó, así, libros como el celebérrimo Apocalípticos e integrados (1964), o I fumetti di Mao (1971), en colaboración con el historiador marxista Jean Chesneaux.

Pero sería a través de la novela como le iba a llegar su reconocimiento ante el gran público y la enorme fama mundial de la que ha disfrutado hasta el momento de su muerte. Y todo comenzó con una idea seminal bien extraña —envenenar a un monje— y con su materialización en una novela a caballo entre lo histórico y lo policíaco que terminó vendiendo más de cuarenta millones de ejemplares y que se iba a convertir en uno de los mayores bestsellers de la historia de la literatura: El nombre de la rosa. Después vinieron El péndulo de Foucault (1988), La isla del día de antes (1994), Baudolino (2000), La misteriosa llama de la Reina Loana (2004) y El cementerio de Praga (2010), relatos novelísticos de carácter histórico en los que el culturalismo, la cita llena de erudición y lo libresco adquieren una importancia de primerísimo orden, tanto en las tramas de cada una de estas obras, como en la narrativa propiamente dicha.

Umberto Eco nos ha dejado para siempre, pero queda su obra, nutrida, fecunda e influyente. Por ello, en su caso, no podemos decir que todo lo que resta de él sea sólo su nombre (como pasa con la rosa que da título a su más célebre novela)...

Que la tierra le sea leve y que nos espere muchos años, allá donde se encuentre desde anoche.

jueves, 4 de febrero de 2016

EL NUEVO LIBRO DE "GRAPHICLASSIC": VÍDEO DE PROMOCIÓN Y ACTO DE PRESENTACIÓN

SI hace unos días anunciábamos aquí la presentación del nuevo volumen (primero de dos) que ha publicado Graphiclassic --dedicado, esta vez, a Julio Verne--, ahora publicamos la entrada para ofrecerles a ustedes los vídeos promocionales de la edición, así como del acto de presentación que se llevó a cabo en el "Espacio Fundación Telefónica", donde Carlos Uriondo, José Carlos Somoza, Juana Salabert y David Pintor debatieron sobre el gran visionario francés, siendo presentados por el inigualable Luis Conde. Que disfruten ustedes de ambos vídeos.




miércoles, 27 de enero de 2016

NUEVO LIBRO DE "GRAPHICLASSIC" DEDICADO A JULIO VERNE



ESTA tarde, en el "Espacio Fundación Teléfonica" (sito en la calle Fuencarral, nº 3 de Madrid), entre las 19:00 y las 21:00 horas, tendrá lugar la presentación del primero de los dos volúmenes que Graphiclassic va a dedicar a la figura de Julio Verne y su obra. Un evento que no debes perderte y en el que estarán presentes José Carlos Somoza, Juana salabert, David Pintor y Carlos Uriondo. El acceso es gratuito y el acto promete ser muy, muy entretenido. Además, los asistentes recibirán un pequeño obsequio.

El libro —que es una coedición con Ponent Mon— ya está en preventa y puede adquirirse a través de la página web de Graphiclassic, donde ofrecen un regalo a los compradores que hagan su pedido a través de la web. Los ejemplares empezarán a servirse a partir de la segunda semana de febrero.