martes, 19 de mayo de 2015

"ESPEIN IS DIFERENT", 25: EMPAPELAR A UN RUISEÑOR



QUIERO empezar diciendo, para que no haya ningún género de dudas al respecto, que considero a Montserrat Caballé una de las mejores sopranos que ha dado España al mundo, y una de las más destacadas intérpretes de su cuerda de la segunda mitad del siglo XX, junto con otras ilustres divas, cuyos nombres resuenan en la cabeza de los aficionados al bel canto como sinónimo de lo más grande: María Callas, Leyla Gencer, Joan Sutherland, Renata Tebaldi, Renata Scotto, Marilyn Horne, Edita Gruberova y otras... Quede esto claro para que nadie piense que la entrada ha surgido a causa de un supuesto tifosismo adverso contra la gran cantante barcelonesa. No, nada más lejos de la realidad.

Pero sus grandezas como artista no pueden hacernos olvidar que durante el año 2010 (al menos que se sepa) intentó defraudar a Hacienda y, por tanto a todos nosotros, con la triquiñuela de afirmar que su domicilio estaba en Andorra, cuando ha quedado demostrado que lo ha tenido ininterrumpidamente en su Barcelona natal. Al parecer, ese año la soprano se "olvidó" de declarar más de 500.000 euros, aunque después de haber sido descubierta por Hacienda e imputada por delito fiscal, se avino a devolver dicha cantidad y a pagar otros 250.000 euros, aproximadamente, en concepto de multa, además de aceptar una pena de prisión menor con la que evitaría la cárcel (en la que, obviamente, no iba a entrar pues carece de antecedentes penales). Eso fue a finales del año 2014. Pero el pasado 12 de mayo —en que tenía que personarse ante el juez para ratificar el acuerdo alcanzado previamente— le dio plantón sin alegar justificación alguna. Su abogado defensor, sin embargo, sí acudió a la vista para anunciar que renunciaba a la defensa de su cliente por desavenencias con ella. De modo que el magistrado ha suspendido el juicio emplazando a la soprano para buscar un nuevo letrado y la ratificación de su acuerdo con la Fiscalía. En fin, Serafín... Todo muy sórdido y triste, tratándose de esta insigne artista, ya octogenaria, que dice no encontrarse bien de salud y estar muy afectada por lo ocurrido...



Pero si bien es cierto que este hecho —absolutamente reprobable no le quita los méritos que atesora por su carrera como soprano—, también lo es que estos no pueden servir para excusar un comportamiento tan incívico e ilegal como el suyo. Máxime cuando, por proyección internacional e influencia social Montserrat Caballé debería dar ejemplo y ser la primera en cumplir las leyes, sin intentar burlarlas como, al parecer, ha hecho en este caso. Conste, por tanto, que mi chiste no es sino un divertimento que en absoluto pretende enturbiar o escarnecer la grandeza de la soprano que bien merecida la tiene por sus indiscutibles valores canoros). Dicho queda.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada